reserva forestal privada en Bolivia

cómo empezó

Durante la primera mitad del siglo pasado Milton era una plantación de árboles de caucho (Hevea Brasiliensis siringa o siringueira en portugués, de la familia de las euforbiáceas de 20 a 40 m de altura -el tronco es recto y puede llegar a los 80 cm de diámetro-). El caucho era una materia prima estratégica, Milton tenía un dueño Ingles y una extensión de algunas decenas de miles de Hectáreas. El siringal Milton estaba situado en el Alto Acre y sus lindes eran desde el arroyo Genoaya en el norte hasta el arroyo Belho Horizonte al sur y a ambas orillas del Rio Acre, actualmente límite fronterizo entre Bolivia y Brasil.

Se dice que el dueño de aquella época estuvo implicado en la operación secreta mediante la cual los ingleses en 1876 se llevaron miles de plantines y semillas de árbol de caucho a sus colonias en Asia para no depender solo de la producción en la zona de la cual la planta es originaria, es decir, la amazonia y en concreto la región del Acre. Durante la segunda guerra mundial Milton estaba en el programa de los soldados Da Siringa, se producía caucho para los aliados y los trabajadores, sobre todo brasileros que extraían el látex de los árboles tenían la consideración de combatientes y fueron llamados los soldados da siringa. Pero la principal mano de obra en las plantaciones primero eran los indígenas originarios que fueron exterminados dadas las condiciones de explotación en las plantaciones y fueron sustituidos por esclavos traídos de África.

A finales de los años 60, los trabajadores-esclavos se sublevaron, ejecutaron al dueño y sus dos capataces, algunos huyeron y otros se quedaron en la zona. Al mismo tiempo con la reforma agraria en Bolivia, Milton paso a ser propiedad de ciudadanos bolivianos que no vivían en el lugar y que solo estaban interesados en la madera, en concreto la Caoba (Swietenia macrophyllia) y que una vez que talaron casi todos los arboles de caoba pusieron en venta la propiedad y es como un grupo de personas la pudimos comprar. Estábamos en los años 90, en esa época la ley en Bolivia permitía las reservas forestales privadas e hicimos la documentación correspondiente además de reforestar algunas zonas reponiendo la caoba que había sido talada.